SALAD FRESH

Retos y oportunidades a la nueva normalidad….

  • Mantener un peso saludable
  • Obtener un descanso más reparador
  • Mejorar tu estado de ánimo
  • Obtener un sistema inmune más fuerte
  • Una mejor digestión
  • Una mejor actividad cognitiva
  • Aprender recetas sanas y divertidas para ti y tu familia
  • Enseñar a los más pequeños de casa la importancia de mantenerse saludables y en movimiento
  • Aprender a organizar mejor tus tiempos
  • Y no solo vas a impactar de manera positiva tu vida y tu organismo, sino que también estarías impactando positivamente tus finanzas evitando gastar en alimentos  innecesarios

Parecería que lograr estos objetivos en estos tiempos de confinamiento es tarea compleja pero en realidad solo con un poco de creatividad podemos lograrlo

Estos son algunos puntos para mejorar:

Trabajar hacia un peso saludable.

Mantente físicamente activo todos los días: devuelva la diversión y juegue a su vida.

Haga actividad física moderada a vigorosa durante al menos 30 minutos al día 5 días a la semana.

Una alimentación saludable proporciona la energía sostenida que necesita para estar físicamente activo.

Aprenda a manejar su estrés con ejercicio, alimentación saludable, relajación y buenas habilidades de afrontamiento.

Desarrolle hábitos alimenticios saludables

Tomarte un foto con tu familia comiendo una merienda de frutas saludable

Coma una variedad de verduras, especialmente verduras de color verde oscuro, rojo y naranja (3 o más porciones al día).

Coma una variedad de frutas (2 o más porciones al día).

Coma panes y cereales integrales con alto contenido de fibra (3 a 6 porciones al día).

Consumir en menor cantidad carbohidratos refinados o procesados; buscando que la mayoría de los cereales de su dieta sean integrales.

Beba leche descremada o baja en grasa y coma productos lácteos bajos en grasa.

Elija entre una variedad de fuentes de proteínas bajas en grasa, que incluyen huevos, frijoles, aves sin piel, mariscos, carnes magras, nueces sin sal, semillas y productos de soya.

Si come carne, coma carne blanca al menos cuatro veces más a menudo que carne roja.

Bajar el conusmo de grasas saturadas y grasas trans (como el aceite parcialmente hidrogenado) tanto como sea posible.

Use aceites vegetales (como el aceite de oliva o de canola) en lugar de grasas sólidas.

Reduzca la ingesta diaria de sal o sodio. Reducir a menos de 1,500 mg. por día si es mayor de 50 años o tiene hipertensión, diabetes o enfermedad renal crónica.

Buscar mejores opciones de alimentación cambiando alimentos que contienen harina blanca refinada, grasas sólidas o grasas trans, azúcares agregados y tienen un alto contenido de sodio, por vegetales y frutas.

Cambiar el consumo de refrescos y otras bebidas con azúcar agregada que son altas en calorías y contienen pocos o ningún nutriente, por opciones con contenido de frutas naturales, que no contengan ningún tipo de endulzante o bajo en este ingrediente.

Si toma bebidas alcohólicas, hágalo con moderación. Beba solo cuando no lo ponga a usted ni a nadie más en riesgo.

Medir la cantidad de calorías que come diariamente. Coma porciones más pequeñas, no “aumente” sus comidas en restaurantes de comida rápida.

Siga las pautas dietéticas anteriores.

Elimine todas las bebidas con azúcar agregada de su dieta. Puede beber jugo 100% de fruta, sin azúcar, pero cuide las porciones a una o dos al día.

Organice la cantidad de tiempo que pasa en actividades sedentarias, especialmente viendo televisión. Use su tiempo libre de pantalla trabajando en pasatiempos, limpieza de la casa, trabajo en el jardín o participando en actividades divertidas.

Haga actividad física moderada (como caminar, andar en bicicleta, nadar o usar máquinas de ejercicio aeróbico) durante 30 a 60 minutos al día, al menos cinco días a la semana.

Haga ejercicios de fortalecimiento y tonificación muscular al menos 2 o 3 días a la semana.

L.N. Vanessa Rueben

Instagram nutrivane219

Facebook https://www.facebook.com/NutriVane219/

Tel. (312)3200880

Compartir